PROYECTO ME QUEDO EN MI CASA y en mi entorno

VIVIR EN EL PUEBLO ES HERMOSO

Con este vídeo Colectivos de Acción Solidaria, CAS quiere mostrar una visión optimista y de esperanza del medio rural, contrarrestando esa otra triste, pesimista y sin futuro que, desde fuera, muchas veces muestran los medios de comunicación.

 

Mujeres, hombre, jóvenes, personas mayores, niños y niñas nos enseñan otra mirada, esa que muestra que vivir en el pueblo es hermoso y que el futuro está en los pueblos, también desde esos lugares que hoy pertenece a lo que llamamos "La España Vaciada".


ME QUEDO EN MI CASA Y EN MI ENTORNO

La “Asociación La Columbeta” y los “Colectivos de Acción Solidaria (CAS)” celebró su II Jornada: “Para conocer modelos de  atención a personas mayores en su domicilio” que tuvo lugar los días 13 y 14 de junio en el Centro Cultural Ramón Pelayo (Solares). 

 

Comenzó con una presentación y debate sobre los diferentes modelos en los que se está trabajando para solventar el grave problema del transporte de las personas mayores, desde sus pueblos de residencia hasta los servicios sanitarios y administrativos ubicados en pueblos grandes o ciudades cercanas. Interviniendo todas las entidades implicadas en el proyecto “Me quedo, en mi casa y en mi entorno” que se desarrolla en la Asociación La Columbeta así como las entidades asociadas de CAS (Colectivos de Acción Solidaria) y como cierre de la jornada Nemesio Rasillo nos presentó el proyecto "Brisas del Cantábrico", una futura Ciudad Residencial en San Miguel de Meruelo diseñada teniendo en cuenta las personas. 

 

El viernes 14 las ponencias se centrarón en los “Sistemas de prevención e intervención para la vigilancia nocturna, en su domicilio y mediante las NTIC, de las personas mayores que viven solas”. Interviniendo Cruz Roja Cantabria y Cristina González Delgado -Gerente- de Clúster SIVI (Soluciones Innovadoras para la Vida Independiente) así como Cotesa - Sistemas de Prevención e Intervención para la Vigilancia en su Domicilio y mediante las NTIC, de las personas mayores que viven solas.

 

Más de 25 personas llegadas de diferentes Comunidades Autónomas, han participado en estas dos jornadas de trabajo, organizadas por el Grupo de Mayores de CAS, cuyo objetivo principal ha sido la búsqueda de sistemas de apoyo y cuidados para que las personas mayores puedan vivir en su casa, su pueblo y su entorno hasta el final de su vida.

 

Esta actividad es de interés general y está subvencionada por la asignación tributaria del IRPF correspondiente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 


“ECHAMOS EN FALTA ALGUNAS COSITAS…”

El medio rural puede tener algunas necesidades específicas con respecto al urbano y las personas mayores quizá algunas diferentes a las jóvenes, pero a los finales todos somos personas y por tanto los requerimientos son parecidos, vivamos donde vivamos y tengamos la edad que tengamos.

 

Las personas mayores necesitan compañía y cuidados. Antes en los pueblos bullía la vida. Había trasiego de gentes y mucha actividad, y las mayores eran atendidas por familiares o vecinos o un poco entre todas (al igual que las niñas y niños que eran criados por la comunidad). Hoy en día la despoblación hace que las personas mayores estén y se sientan solas. Al haber poca actividad es difícil que alguien se asiente en un pueblo para cuidar a una persona anciana, no solo porque a duras penas llega el sueldo, sino por la falta de servicios. Y por eso, y aunque no sea su preferencia principal, tampoco tienen ni una residencia de mayores en su pueblo o cerca.

Las personas mayores del medio rural deben de poder seguir viviendo en su medio y su entorno, pero no aisladas. Necesitan poder llamar a sus familias y amistades que abandonaron el pueblo para buscarse la vida (y poder recibir sus llamadas). El servicio que más echan en falta nuestras mayores es estar asistidas de alguna manera, y en nuestros pueblos, a veces, incluso tenemos problemas con las líneas de telefonía fija, lo que supone, por ejemplo, que no podemos optar al servicio de teleasistencia, diseñado específicamente para personas mayores. ¿Y no es eso una discriminación por vivir en el medio rural?

 

Los problemas de las personas mayores de algunos pueblos, necesitan que no se sigan suprimiendo plazas de personal sanitario, que se cubran las incidencias de las profesionales sanitarias de las Zonas Básicas de salud (descansos post guardia, vacaciones, bajas, permisos, formación…), necesitan servicios bancarios pues hay un montón de trámites que nos obligan a hacer mediante el banco, que se restaure y mantenga el patrimonio que tenemos en nuestros pueblos (debemos mantener la cultura, la memoria y puede ser una fuente de riqueza), que se aumenten las líneas de transporte y la frecuencia entre pequeñas localidades y las cabeceras de comarca o la capital, que se mejoren las condiciones para poder crear una empresa en el mundo rural así como las ayudas fiscales, que se mejoren las carreteras, vías y otras infraestructuras públicas, que se ayude a las pequeñas poblaciones a mejorar sus telecomunicaciones (telefonía, internet, TV, …), que haya actividades de ocio, tiempo libre y culturales, medidas para que la gente alquile o venda las casas y así favorecer el establecimiento de población.

 

Nuestras personas mayores que viven el medio rural necesitan lo mismo que las que viven en las urbes, pero no lo tienen justamente por eso: por vivir en su pueblo. Y son nuestros padres y madres, nuestros abuelos y abuelas, las personas que con su trabajo han logrado que tengamos no sólo nuestras necesidades más básicas cubiertas, sino un montón de comodidades. Esas comodidades de las que la mayoría nunca pudo disfrutar, y cuando nos demandan simplemente poder encarar su etapa final de la vida con dignidad les decimos que no se puede, que es mucho gasto y en el mejor de los casos les llevamos a un “aparcadero” de ancianos de alguna ciudad. No se lo merecen, y además, si ese es el ejemplo que estamos dando a nuestros hijos e hijas, eso es lo que harán con nosotras, lo que pensarán que es normal y que está bien, y nos “aparcarán” a nosotras también.

 

Las necesidades están claras, ahora “sólo” hace falta un poco de empeño, de ganas, de voluntad para repartir el dinero que todas aportamos de una manera más equitativa, de forma que los pueblos no se vean abocados a la desaparición.



ME QUEDO EN MI CASA Y EN MI ENTORNO

El Ayuntamiento de Santa María de Cayón ha publicado una nota de prensa hablando del proyecto "Me quedo en mi casa y en mi entorno", os recomendamos echarle un vistazo:

 

http://www.santamariadecayon.es/index.php/147-ayuntamiento/noticiasayuntamiento/4094-casa-entorno